Mercado de baterías de flujo: Introducción

Una batería de flujo es una batería recargable, que está emergiendo como un sustituto de las pilas de combustible y una batería. Diferentes tipos de baterías de flujo están disponibles en el mercado, incluyendo redox, híbrido y membrana menos. Uno de los principales beneficios del uso de baterías de flujo es su capacidad para recargarse al instante cambiando el líquido electrolítico. Los electrolitos usados se pueden devolver simultáneamente a los tanques de almacenamiento, lo que hace que las baterías de flujo sean más flexibles que las baterías de estado sólido. Como resultado, funcionan mejor durante ciclos de descarga más profundos, lo que los convierte en una opción viable para aplicaciones de larga duración en comparación con las baterías convencionales.

En el pasado reciente, las baterías de flujo han ido ganando fuerza y están encontrando la adopción en empresas de servicios públicos con grandes sistemas que se están implementando y planeando para los próximos años. Las baterías de flujo son escalables, ya que su capacidad se puede aumentar mediante el uso de una mayor cantidad de electrolito en los tanques, lo que las hace perfectamente adecuadas para aplicaciones de red a escala de servicios públicos. Las baterías de flujo ofrecen una mayor duración operativa y una vida útil esperada con un bajo costo total de propiedad en comparación con los sistemas convencionales. A medida que las baterías de flujo se están volviendo menos costosas que otras alternativas de almacenamiento, la tasa de implementación aumentará aún más para atender nuevos aerogeneradores y paneles solares para mantener la fiabilidad de la red.

Para obtener información detallada sobre cómo mejorar la huella de su producto, solicite una muestra aquí, https://www.persistencemarketresearch.com/samples/22291

Mercado de baterías de flujo: controladores y restricciones

La nueva capacidad de generación de electricidad de los productores locales de energía renovable, como la energía solar y eólica, que experimentan una salida de energía fluctuante, generará la necesidad de sistemas de almacenamiento de baterías de flujo, ya que proporcionan regulación de frecuencia y soporte de voltaje para los servicios públicos. Las baterías de flujo de vanadio tienen una parte importante del mercado. Como resultado, el precio de mercado del vanadio será el factor determinante para el éxito de las baterías de flujo entre otras tecnologías de almacenamiento de energía.

El sistema de almacenamiento de energía de las baterías de flujo requiere un electrolito de alto grado, que permanece corto en suministro, ya que los métodos de producción actuales son costosos para los fabricantes. Sin embargo, se espera que las innovaciones técnicas recientes reduzcan los costos y aborden otras necesidades de la industria y, a su vez, se prevé que impulsen el mercado de las baterías de flujo, lo que hace que estas baterías sean comparables con los sistemas de almacenamiento ya establecidos, como las baterías de iones de litio.

La demanda aumentará sustancialmente a medida que los electrolitos representan aproximadamente un tercio del costo de la batería. Además, las asociaciones regionales entre los actores clave también desempeñarán un papel importante en la escalabilidad de la producción y el alcance internacional en la industria de las baterías de flujo. En el pasado