Spain Brazil Russia France Germany China Korea Japan

Artificial Intelligence driven Marketing Communications

 
Feb 19, 2020 12:27 AM ET

Narcos: México es un espectáculo para la gente que quiere que la guerra contra las drogas dure para siempre


iCrowd Newswire - Feb 19, 2020

Narcos comenzó como un programa sobre Pablo Escobar, un gángster de la vida real que supuso incluso a los más escandalosos ficticios. El programa construyó un convincente thriller criminal de dos temporadas alrededor de su asombrosa vida y muerte. Pero mientras Escobar moría, Narcos, un éxito que se estrenó en 2015, cuando Netflix estaba construyendo rápidamente su imperio de streaming, necesitaba continuar. Una tercera temporada siguió a otro cártel colombiano. Entonces un spin-off, Narcos: México,rastreó un cártel paralelo en Centroamérica. La primera temporada detalló su ascenso; el segundo narra su caída. Si todo esto tenía sentido, se ha vuelto difícil de rastrear. El espectáculo está muy ocupado siguiendo la cocaína.

Narcos: México es la historia del primer capo de la droga en México, Miguel Angel Félix Gallardo (Diego Luna). Los 10 episodios que se estrenan esta semana detallan la dramática implosión del imperio de Gallardo, un colapso que hace que la televisión sea extremadamente atracos. Sin embargo, a pesar del emocionante espectáculo, el agotamiento se filtra. A pesar de que tiene como objetivo ser algo más, Narcos: México no parece tener ambiciones mucho más allá de las de los criminales que sigue, empujando más producto.

La segunda temporada de Narcos: México quiere hacer un punto sobre las consecuencias, al menos a nivel de superficie. El colapso del imperio de Gallardo se debe directamente a las acciones descaradas tomadas durante su ascenso, más directamente, el asesinato del agente de la DEA Kiki Camarena (Michael Peña), que envía al agente Walt Breslin a una misión imprudente de retribución. También hay puentes quemados en el camino, las amistades se incendiaron como combustible para la ambición que dejan a muchos ansiosos por ver a Gallardo fuera del poder.

A lo largo de todo, Narcos ocasionalmente hace oberturas en el significado más grande de la historia que está contando. A lo largo de 10 episodios, las maniobras desesperadas de Gallardo para mantener el control de su negocio y pegarlo a aquellos que lo han menoscabado tienen consecuencias que reverberan más allá del inframundo criminal, lo que finalmente resulta en una elección presidencial amañada. “Suena familiar?”, dice el narrador del programa.

Hay una larga serie de suposiciones en esto, ideas que han estado presentes en Narcos desde el principio, incluso cuando ocasionalmente pagaba el servicio labial a su subversión: que las naciones centroamericanas y sudamericanas son patios de recreo sin ley para los corruptos, donde la prosperidad sólo puede ser aprovechada por los ladrones y reina la violencia. De vez en cuando Narcos hace su diligencia para complicar este panorama, casi en su totalidad a través de la narración: una línea desaliñada que señala que los narcotráfico mexicanos y colombianos existen totalmente para servir a los apetitos de los ricos en los Estados Unidos y Europa, u otro sobre la influencia fundamentalmente desestabilizadora de la política exterior de estados Unidos que creó problemas a cambio de la resplandeciente de “resolverlos”.

El universo moral real de la serie es mucho más simple: los traficantes de drogas merecen lo que les viene, los malos a menudo ganan, y los buenos deberían ser capaces de hacer lo que sea necesario para detenerlos.

Narcos no puede realmente complicarse más porque hacerlo reconocería que todas estas historias son la misma historia, y al contarlas, el espectáculo se vuelve cómplice. A mitad de la primera temporada de Narcos: México,Gallardo (Diego Luna) deja su país natal para una reunión secreta en Sudamérica. En un momento que está diseñado para ser una gran sorpresa para los fans de Narcosdesde hace mucho tiempo, Pablo Escobar (Wagner Moura) le está esperando.

“Siempre he visto esto como el universo de superhéroes de Marvel de conectar narcotraficantes, y que todos conviven”, dijo el showrunner Eric Newman a The Hollywood Reporter poco después de que la temporada se estrenara en 2018. Es una forma burda de describir la dinámica en juego en estas historias de cárteles y corrupción, pero también muy estadounidense. Los gringos, como dicen los mexicanos haciendo el trabajo sucio para los jefes del cártel, siempre quieren más. ¿Y qué mejor expresión de “más” que los excesos del universo cinematográfico moderno?

Así es como Narcos ha llevado a cabo, y cómo continuará si continúa su carrera. Así como Narcos: México se remonta a Narcos con un cameo de Escobar bien desplegado que representa una reunión que probablemente nunca sucedió en el mundo real, el espectáculo sigue insinuando las formas en que se expandirá hacia afuera y continuará contando este tipo de historias ahora que ha agotado el drama de la Federación de Gallardo. Tampoco es sutil, asegurándose en su primera temporada de que usted sabe que el piloto de Gallardo, Joaquín Guzmán, pasa por “Chapo” y pasa una cantidad considerable de tiempo esta temporada sentando las bases para las rivalidades que llevará al futuro, para lo que será uno de los conflictos más prolongados en la historia de la guerra contra las drogas de México.

Se podría contar esta historia indefinidamente, porque todavía se está contando hoy en día, con cada historia de una persona blanca enfurecida por el sonido del español que se habla, con cada redada de ICE, con cada canto para la pared. Dramas de cárteles como Narcos son cuentos de hadas para una nación en decadencia, aplanando países diversos y complicados en beneficio de una nación que se niega a reconocer los estragos que ha causado en el mundo.

Contact Information:

Joshua Rivera



Tags:    Spanish, United States, Wire