Spain Brazil Russia France Germany China Korea Japan

Artificial Intelligence driven Marketing Communications

 
Feb 19, 2020 12:15 AM ET

Retrato de una dama en llamas es un romance raro que te atreve a escuchar atentamente


iCrowd Newswire - Feb 19, 2020

Retrato de una dama en llamas toma su nombre de una pintura. Lo ves al principio de la película, que es de la directora de Girlhood Céline Sciamma. Marianne, instructora de arte en la Francia del siglo XVIII, lo guarda en el estudio donde enseña a mujeres jóvenes. Cuando se le preguntó sobre su significado, la película se remonta años atrás años antes de una época en la que encontró la inspiración para hacer la pintura y se enamoró. Y durante dos horas, tú también.

Hay un sinfín de razones para esto. La más evidente es la cinematografía de la película, que es consistentemente hermosa. Cada fotograma podría ser una inspiración para otro retrato con una rica historia de fondo más allá de éste. Cuidadosamente compuesto pero nunca llamativo de una manera que llama la atención sobre sí mismo, Retrato de una dama en llamas se restringe de una manera que nunca envejece. Es el tipo de película que te hace sentir como un estudiante de cine, animándote suavemente a notar toda la pantalla y paciente contigo, incluso si todo lo que generalmente tienes tiempo es la película ocasional de Marvel en un avión. Quiere que lo entiendas, pero no quiere hablar demasiado.

Por un tiempo, casi no se hablan palabras. Cuando comienza el flashback, Marianne llega a Bretaña a la finca de una mujer aristocrática con un problema: su hija, Hélose, está comprometida con un noble, y en un acto tranquilo de protesta, se ha negado a sentarse para un retrato que se supone que la acompaña como es ma rried off. Marianne es comisionada para tener éxito donde un artista anterior ha fracasado, bajo la tusa que ha sido contratada para acompañar a Hélose en paseos. Marianne estudia a Hélose mientras mantiene su compañía y crea su retrato en secreto, trabajando desde la memoria.

Mientras hacen esto, hablan. Las conversaciones en Retrato de una dama en llamas se encuentran entre las personas más memorables que han tenido en una pantalla en algún tiempo, con cada línea una estrofa en un poema, una inversión, un cambio de perspectiva. Con cada intercambio, la relación entre Marianne y Hélose cambia sutilmente.

Momentos tranquilos, como cuando Marianne le dice a Hélose que una pieza de música es “sobre una tormenta que viene” están llenos de miedo suave, el tipo que viene con el conocimiento de que el amor es a la vez inevitable y condenado. Una conversación en la que Marianne intenta consolar a Hélose sobre su matrimonio pendiente se convierte en un momento en el que se deja claro la precariedad de la comprensión del pintor.

“Estoy diciendo que habrá cosas buenas”, dice Marianne sobre el matrimonio de Hélose.

“Estás diciendo que de vez en cuando, voy a ser consolado”, viene la respuesta mordida.

Cada palabra que se dice en Retrato de una dama en llamas significa mucho porque gran parte de ella simplemente no está permitida para ser dicho, incluso en privado. En una de las únicas subtramas de la película, Marianne y Hélose ayudan a una joven criada que no está lista para ser madre con un aborto. Se intercambian pocas palabras sobre lo que se debe hacer porque no tiene sentido. Las tres mujeres entienden lo que está en juego, el mundo que los hombres, que son casi inexistentes en la película, han construido para ellos.

En Retrato de una dama en llamas,el silencio se utiliza de la misma manera que el espacio negativo está en un lienzo. A través del retrato y la conversación, Marianne y Hélose dibujan y manchan e intentan de nuevo entenderse, para construir una representación precisa del otro que pueden llevar adelante a pesar de su impermanencia. La respuesta que se les da deja claro lo que el público raro nos ha estado diciendo en silencio para siempre: que sus vidas siempre han estado presentes, incluso en momentos en que su existencia ha sido negada vehementemente. Incluso ante una asfixiante cultura de represión, hay maneras de ser vistos unos por otros, incluso si no hay maneras de existir abiertamente.

Es raro escuchar una conversación en una película que te hace sensarte un poco más recto; es aún más raro que escuches un silencio que hace lo mismo. Hablar literalmente nunca ha sido más barato de lo que es ahora. Nos comunicamos libre y descuidadamente a través del lenguaje abreviado de las redes sociales y la cruda cultura meme. Con esta extensión de expresión, también ha llegado un aplanamiento, capas de ironía y rendimiento que nos oscurecen unos de otros.

Tal vez por eso Retrato de una dama en llamas es una película tan impactante. Es una película que es, en parte, sobre la arrogancia de presumir de entender a alguien, expresada primero a través del intento fallido de un artista de pintar el retrato de Hélose, y de nuevo reafirmada por el empuje y el tirón de la relación de Marianne y Hélosa, forjada bajo falsa pretensione y continuamente reorganizada hasta que la verdad se convierte en un secreto que comparten, y la mentira se convierte en la desafortunada historia que cuentan al mundo.

El mejor retrato no es el que la madre de Héloée encarga que haga a Marianne. Es el que lleva el nombre de la película, el que nunca sale del estudio del artista.

Contact Information:

Joshua Rivera



Tags:    Spanish, United States, Wire